Deja un comentario

[Latinoamérica] Nota | Las perspectivas económicas para el 2015.

x Julio C. Gambina

Análisis del reciente informe publicado por la CEPAL sobre las perspectivas para el 2015 para América Latina.

Untitled2-480x396

La situación de crisis mundial del capitalismo continúa y cambian los sentidos del crecimiento mundial. Si hasta hace poco el efecto de bajo crecimiento estaba radicado en los principales territorios del capitalismo mundial y la referencia era el crecimiento de los países del sur, especialmente explicada en el alza de los precios de exportación de metales, minerales, energéticos y alimentos, la situación es ahora diferente.

No es que haya perspectivas de gran crecimiento en el capitalismo desarrollado, sino que la tendencia agrega ahora la desaceleración de los países que hasta hace poco contrarrestaban las tendencias recesivas. Se destaca en ese sentido la desaceleración de la economía China, con tendencia a la baja.

América Latina es parte del fenómeno de la desaceleración, especialmente por la caída de los precios internacionales de exportación y con preocupación ante el papel asumido por China en estos años como socio comercial, inversor y prestamista de varios de los países de la región.

En el reciente análisis publicado por la CEPAL [1] sobre las perspectivas para el 2015 se puede leer que: “La dinámica de la actividad económica observada en el primer trimestre de 2015 en los países de América Latina y el Caribe hace proyectar para el año en curso un crecimiento significativamente inferior al 1,1% registrado en 2014. Si bien la desaceleración es un fenómeno generalizado en la región, la evolución del crecimiento ha sido muy heterogénea entre países y subregiones. En este contexto, se espera una tasa de crecimiento regional de un 0,5% en promedio ponderado; América del Sur mostraría una contracción del 0,4%, Centroamérica y México, un crecimiento del 2,7%, y el Caribe, un crecimiento del 1,7%”.

Queda claro que es Sudamérica la que baja el promedio de la región, especialmente por la evolución esperada de Brasil, la mayor economía del Sur de América. La baja de los precios de la soja, producto que explicita la especialización productiva y de exportación de los países sudamericanos constituye una de las causas principales, dando cuenta al mismo tiempo la importancia que adquirió el sector primario en estos países. Al mismo tiempo debiera adicionarse el carácter dependiente asumido por esta producción primarizada, que aleja la perspectiva de la industrialización, proyecto histórico de la región. Ocurre que son las transnacionales de la biotecnología y la alimentación las que definen el paquete tecnológico del ciclo de la soja.

Agrega el informe de la CEPAL sobre el tema de empleo y salarios que: “El impacto de la desaceleración económica sobre la tasa de desempleo ha sido pequeño. A nivel regional, en 2014 la caída de la tasa de ocupación no conllevó un incremento de la tasa de desempleo; por el contrario, esta descendió 0,2 puntos porcentuales, del 6,2% al 6,0%. Sin embargo, la información preliminar sobre el primer semestre de 2015 indica que la persistente debilidad de la generación de empleo ocasionaría un aumento de la tasa de desempleo abierto regional del 6,0% al 6,5% en el promedio del año. Con respecto a la dinámica salarial, los salarios reales siguen creciendo moderadamente en la mayoría de los países, pero el debilitamiento de la generación de empleo afecta el poder de compra de los hogares, lo que se expresa en menores tasas de crecimiento del consumo privado”.

Lo que se puede adicionar es que la pobre dinámica de la actividad económica y el peso hacia la primarización de la producción significan problemas en materia de producción industrial con perspectivas de agudizar conflictos sociales. Más allá del empleo, el nivel de los salarios se asocia a un largo periodo de deterioro de los ingresos populares, con lo que el impacto de la desaceleración económica en la región afecta principalmente a los sectores más vulnerables de la población, alejando salidas por vía de ampliación del empleo.

Contexto mundial y regional

El contexto internacional que describe el informe de la CEPAL es de continuidad de la crisis mundial, especialmente en sus aspectos estructurales y coyunturales, siendo elocuente analizar la trayectoria de la crisis mundial respecto de las tasas de crecimiento.

No se trata de enfatizar en la categoría crecimiento, sino reconocer que esa proyección se descarga como problemas para la mayoría empobrecida de la sociedad, lo que se visualiza desde las políticas de ajuste que inducen los principales centros del poder mundial y los organismos internacionales.

En efecto, entre 2008 y 2011, en el epicentro de la manifestación de la crisis, la economía mundial creció al 1,9% y desde entonces osciló entre 2,4% y 2,6%. Se constituye así un escenario de penuria para los sectores populares.

Para el caso de EEUU, entre 2008 y 2011 se registró un crecimiento de 0,2% y evolucionó luego entre el 2,2% y el 2,4% hacia 2014.

La zona del euro con registros negativos, solo alcanza el 0,9% en 2014, y Japón de valores negativos en la plenitud de la crisis, apenas llega a registros entre 0% y 1,8%.

Aquellos países que contrarrestaron la fuerte caída de la economía mundial entre 2008 y 2011 están ahora desacelerando su crecimiento.

China es el más importante, ya que habiendo crecido 9,6% entre 2008 y 2011, los registros posteriores bajan del 7,7% en 2012 a un pronóstico de 7% para el 2015.

La proyección económica para el 2015 en América Latina y el Caribe es de 2,5%; con 3,9% para Centroamérica; 2,7% para Centroamérica más México; 1,7% el Caribe; y -0,4% América del Sur, empujados principalmente por Brasil (-1,5%) y Venezuela (-5,5%). Argentina registra un crecimiento posible del 0,5% para este 2015.

Para pensar

Todos estos datos sirven para pensar en el ciclo más largo que transcurrió desde comienzos del siglo XXI, y las expectativas generadas socialmente por el crecimiento económico para la región latinoamericana, con impacto de mejora en los indicadores sociales.

Esta realidad de desaceleración recrea las condiciones para reproducir la lógica histórica desfavorable hacia los sectores más vulnerables y de menores ingresos.

La situación reabre la discusión regional sobre las políticas económicas, ya que no alcanza con adecuarse a los ritmos del ciclo mundial, que puede favorecer con precios de exportación durante un periodo y que favorece políticas sociales masivas, pero que transcurrida la coyuntura favorable, la realidad devuelve los problemas sociales como fenómeno esencial que alimenta la desigualdad, la concentración y el empobrecimiento social.

El cambio económico sigue siendo una asignatura pendiente, no solamente en la región, pero resulta evidente ante las expectativas que generó el cambio político en nuestros países en este siglo XXI.

Notas

[1] Estudio Económico de América Latina y el Caribe. Desafíos para impulsar el ciclo de inversión con miras a reactivar el crecimiento, 2015. CEPAL. [Enlace].

La Haine

Fuente: http://www.lahaine.org

Anuncios

Comentar esto...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: