Deja un comentario

[EE.UU] Nota | ‘Absolución de policía asesino de Michael Brown reactiva movilizaciones violentas contra prejuicio racial’


Cristina Fontenele
Adital

Después de tres meses de deliberación, los jurados absolvieron esta semana al policía blanco Darren Wilson, que mató al joven negro Michael Brown en agosto de este año en Ferguson (Estado de Missouri), en Estados Unidos. El juri entendió que no había pruebas suficientes para incriminar a Wilson por el asesinato. La decisión desencadenó otra serie de protestas, decenas de incendios, apedreos de autos y casas en la ciudad del centro-oeste de Estados Unidos. En un comunicado después de la decisión, la familia de Brown dijo: “Nos sentimos profundamente decepcionados porque el asesino de nuestro hijo no se enfrentará a las consecuencias de sus actos”.

Según estadísticas del Departamento de Justicia de Estados Unidos, el 80% de las personas abordadas por la Policía de Nueva York son negras o latinas. En 2012, hombres negros estaban seis veces más sujetos a ser detenidos que los blancos; entre los latinos, la proporción era de 2,5 veces más que los blancos.

El Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Zeid Ra´ad Al Hussein, destacó que en algunos sectores de la población existe una profunda falta de confianza en el sistema de justicia y en las instituciones del orden público. Zeid urgió a las autoridades estadounidenses a examinar a fondo cómo afectan cuestiones de carácter racial el cumplimiento de la ley y la administración de justicia, tanto a nivel federal como estatal.

midianinja

A partir de lo ocurrido, la gente comenzó a reunirse y a formar comunidades para combatir las injusticias contra el pueblo negro, lo que ha preocupado a la policía del país. Para la familia de Brown, es importante “emplear su frustración para contribuir a un cambio positivo”, pues “responder a la violencia con más violencia no es lo apropiado, no hagamos ruido, marquemos la diferencia”.

La militarización de la policía y el uso de fuerza excesiva (y mortal) contra ciudadanos y periodistas ha agravado la violencia de las movilizaciones populares y se ha transformado en un embate entre la policía y negros y negras. La comunidad internacional e instituciones de defensa por los derechos humanos demuestran preocupación por las proporciones que la situación está tomando. Según el director ejecutivo de Amnistía Internacional, W. Hawkins, “el derecho a la protesta pacífica es un derecho humano y debe ser celosamente protegido. Los agentes tienen el deber de respetar y facilitar el ejercicio de ese derecho, no de coartarlo”.

El caso de Ferguson reaviva las discusiones sobre el prejuicio racial en Estados Unidos, que vuelve a ser un tema cuando salen en los medios de comunicación historias como la de Brown. Sin embargo, existe la cotidianidad del racismo que involucra cuestiones mucho más amplias, complejas y estructurales. Muchos movimientos han reclamado al presidente Barack Obama medidas más efectivas en el combate a la violencia étnica. Por ser negro, se esperaba más de la actitud de Obama en defensa de la causa.

Para Carey Jenkins y Detric Quinlan, activistas negros de Estados Unidos, en entrevista con Medios de Comunicación Ninja, Obama “no ha dicho nada. Un tipo como él en el poder hace que las personas vuelvan a dormir tranquilas. Cuando Bush era presidente, sabíamos que él no sintonizaba con nosotros. Pero como tenemos un negro en el poder, pensamos: ‘denle más tiempo, tiene dificultades, un gobierno desordenado…’ Él ha bombardeado otros países, matado presidentes y personas inocentes, usado ‘drones’ [vehículos aéreos no tripulados]. Obama también tiene sangre en sus manos. Por ser un presidente negro, el pueblo pobre reclama menos. El mayor truco que el demonio puede tener es venir como un amigo”.

midianinja
Carey Jenkins y Detric Quinlan, activistas negros de Estados Unidos. Foto: Medios de Comunicación NINJA

Las repercusiones del caso Brown recuerdan a la época de la intensa lucha por los derechos civiles de los negros y las negras, a fines de la década de 1950, en Estados Unidos. El período estuvo marcado por rebeliones populares que defendían reformas en la constitución estadounidense en busca de derechos iguales, de la abolición de la discriminación y de la segregación racial en el país. Surgieron movimientos como el Black Power y los Panteras Negrasen una reacción de los negros y negras a los ataques promovidos por el Ku Klux Klan en el sur del país, donde eran comunes los linchamientos y atentados violentos, principalmente en los Estados de Georgia, Mississippi y Texas.

A pesar del historial de luchas por sus derechos y ante una política y sociedad estadounidense considerada “democrática”, los negros siguen bajo la presión del prejuicio y de las desigualdades. Para el sociólogo Darnell Hunt, director del Centro de Estudios Afro-Americanos de la Universidad de California, desde hace décadas el índice de desempleo entre negros y negras es prácticamente el doble del índice entre los/las blancos/as. El promedio de ingreso familiar de los afro-americanos es un tercio menor que el promedio de Estados Unidos. Y hay tres veces más negros viviendo en la pobreza que blancos, además de ser llevados a prisión con una frecuencia cuatro veces mayor.

Ferguson, por ejemplo, ciudad con 21 mil habitantes, dos tercios de los cuales son negros, continúa la desventaja de los negros en prácticamente todos los segmentos de la sociedad. El alcalde y cinco de los seis integrantes de la Cámara Municipal son blancos, así como 50 de los 53 agentes del Departamento de Policía.

Entienda el Caso de Michael Brown.

El 9 de agosto de este año, el joven negro de 18 años Michael Brown fue asesinado por el policía blanco Darren Wilson, en el barrio de St. Louis (ciudad de Ferguson, en Missouri, Estados Unidos). El hecho ocurrió durante el día, después de la salida de Brown de un kiosco de bebidas en el cual acabara de robar un paquete de cigarrillos. El joven, hasta entonces sin antecedentes criminales, estaba desarmado cuando fue muerto con seis tiros, dos de ellos en la cabeza, según la pericia. El caso repercutió internacionalmente e incitó una serie de manifestaciones, incluyendo reacciones violentas entre policías y manifestantes.

El tribunal que absolvió a Wilson, compuesto por 12 personas (seis hombres blancos, tres mujeres blancas, dos mujeres negras y un hombre negro), mantuvo reuniones secretas durante meses, oyendo a testigos y analizando evidencias.

Cristina Fontenele

Especial para Adital

Anuncios

Comentar esto...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: