Deja un comentario

[Chile] Ensayo | ‘El rol de la democracia, el liberalismo y el Estado en la actualidad’

1. Introducción.

Si bien es cierto, los conceptos que se nombran en el título de este ensayo son sumamente antiguos, pero de alguna manera la sociedad ha evolucionado a tal medida que fue innegable la necesidad de la organización en torno a éstos.

Las revoluciones burguesas del siglo XVIII dejaron en claro que el absolutismo y el feudalismo característico de la Edad Media ya no continuarían con el modo de vida habitual que hasta ese momento lograron. La clase dominante de estos tiempos evidenció y plasmó sus intereses en vías de desarrollo para la sociedad en general, es decir, establecieron los parámetros a seguir de todos en base a sus propias necesidades a través de la filosofía ilustrada que decretaron.

¿Por qué se dice “sus necesidades” o “sus intereses”? Porque eran ellos quienes requerían desvincular su relación con los reyes, dejar de financiar su gobierno dado que ni siquiera poseían un estatuto elevado en la jerarquía social de la época. Y ahora, por fin, lograron el estamento más alto en el rango social -aunque el más desapercibido- gracias a sus propias revoluciones.

Las ideas de la Ilustración sostenían que la razón podría combatir la tiranía, la ignorancia y la superstición y construir un mundo mejor. ¿Mejor para quién? No son sino, los mismos pensadores (burgueses), personajes que a través de sus ideales establecieron el reglamento que nosotros -sin ninguna opinión al respecto- debemos conllevar a la práctica, aquellos que se benefician de este nuevo orden social basado en la democracia representativa, en el liberalismo económico (Capitalismo) y el Estado Moderno como instrumento de organización social.

En palabras más simples, estos conceptos son la fachada o la máscara de un complejo sistema de dominación impuesto por la burguesía sobre las clases populares de la sociedad. Es en esta tesis, donde se basan los argumentos que a continuación buscarán sacarle provecho a la historia, a la teoría de los conceptos y a la esencia de la realidad donde éstos están inmersos en el Chile de hoy.

Para sustentar las ideas de este ensayo, se repasaran obras notables de diferentes autores que facilitaran el entendimiento de los argumentos expuestos a continuación. Maquiavelo con su obra “El Príncipe”, Rousseau y “El contrato social”, Montesquieu y  la división de poderes y Adam Smith y “La riqueza de las naciones” son algunas de las obras ilustradas más destacadas que servirán para definir y conceptualizar los temas expuestos en el título.  Para la crítica, Nietzsche y su “Así habló Zaratustra”, Bakunin con “Los principios del Estado” y “Crítica de la sociedad existente” y Moulian con “El consumo me consume” son la base de la tesis sostenida en esta introducción.

2. El Estado Moderno

“Los Estados y soberanías que han tenido y tienen autoridad sobre los hombres, fueron y son,  o repúblicas o principados.”

NICOLÁS MAQUIAVELO, El Príncipe.

Platón se refirió a la organización política como República, pero no fue sino Maquiavelo, quien introdujo la palabra por primera vez en su obra más destacable “El Príncipe”.

Las sociedades humanas tienen tendencia a organizarse políticamente. A esa organización se le conoce como Estado, en tal medida que agrega a las personas y el territorio en torno a una autoridad.

Entonces, de una manera general, el Estado es una organización en la que interactúan tres elementos: la autoridad, la población y el territorio. Pero si bien el Estado ha existido desde la antigüedad, sólo puede ser definido precisamente situándolo en el contexto histórico respectivo.

El Estado según Rousseau[1]

El Estado aparece cuando los hombres se dan cuenta que para defender mejor su vida, su libertad y su propiedad, deben agruparse y elegir a alguien para que los gobierne. El Estado nace, por tanto, de un acuerdo libre entre los hombres que se han unido para designar al gobernante. Como el gobernante ha sido elegido por el pueblo, en cualquier momento, cuando el pueblo quiera, puede cambiarlo por otro. La misión de los gobernantes es cumplir siempre con la voluntad popular.

La separación de poderes según Montesquieu[2]

Fue Montesquieu quien planteó el principio de la separación de poderes en tres elementos sustanciales: Legislativo (leyes), Ejecutivo (aplica las leyes) y Judicial (controla el cumplimiento de las leyes). Es ésta la conocida República que se conoce hoy en día, basada en el equilibrio de los poderes, para arreglar el error cometido por las monarquías, donde éstos estaban al poder y voluntad del rey.

El Estado en el Chile actual

Es en estas dos teorías donde se sustenta el Estado chileno de hoy. El poder ejecutivo está en manos del Presidente de la República y sus ministros, el poder legislativo se encuentra apoderado por el Senado y la Cámara de Diputados y el poder judicial está principalmente ordenado en base a la Corte Suprema de Justicia.

3. La Democracia, concepto y contextualización en el Chile de hoy

Etimológicamente significa gobierno del pueblo, es decir, son las clases populares quienes intervienen en las decisiones del rumbo que toma la sociedad. Para analizarla y contextualizarla podemos recurrir a su cuna en las polis griegas, donde se basaba principalmente en la contradicción amo y esclavo, o partir de los principios surgidos de la Revolución Francesa y los ideales de la Ilustración.

La soberanía popular, la capacidad que tiene el pueblo para elegir a sus gobernantes y decidir normas de convivencia serían las principales características de una democracia en su totalidad.

Fundamentos de la democracia según Rousseau

En su obra “El contrato social” se evidencian las herencias que dejó sobre la democracia en el mundo actual.

La democracia es definida como un gobierno directo del pueblo, basada en defender un sistema en que todos los ciudadanos, libres e iguales, pudieran llegar a manifestar su voluntad para lograr obtener un acuerdo común, un contrato social. Lo que el estableció como contrato social diría que «toda ley que el pueblo no ratifica, es nula y no es ley»

Para Rousseau, las leyes significarían la expresión de la voluntad general que sirve para que mayorías no se pasen por alto los derechos fundamentales. Éstas son de carácter general al mismo tiempo que no pueden ser injustas. Estando sometido a las leyes, se es libre, puesto que ellas no son más que registro de nuestras voluntades.

Para crear estas leyes aparece la necesidad de unos guías denominados legisladores que unen la voluntad general con el entendimiento. El creador de estas leyes es el soberano formado por el pueblo.

La democracia en el Chile actual

La democracia en Chile se sustenta en estas teorías ilustradas, sin mencionar que, además, es representativa. La democracia representativa es una forma de gobierno en la que el soberano no ejerce el poder por sí mismo, sino por representantes, que son los que desempeñan las funciones de la soberanía, enfrentan los problemas públicos y ejercen los tres poderes del Estado basados en los principios de Montesquieu. Cuando es el pueblo quien, democráticamente, elige a sus representantes para que se integren en las distintas instituciones políticas, se habla de democracia representativa.

Los partidos políticos tienen un gran protagonismo en la democracia representativa, puesto que son aquellos quienes imponen sus principios, y obligan al pueblo a elegir entre uno u otro para que los represente en el Estado.

La izquierda política o la derecha política son las opciones a considerar en este marco. Si bien se forman coaliciones para que todos los principios y preferencias del pueblo queden enmarcados en una forma de gobierno, siempre hay una minoría o a veces, mayoría descontenta por el desarrollo de esta clase de políticas.

4. Liberalismo económico, capitalismo y neoliberalismo

El liberalismo económico es la doctrina económica desarrollada durante la llamada Ilustración, formulada por Adam Smith[3] y que proclama la mínima intervención del Estado en materias económicas. Se puede resumir en la expresiónLaissez faire, Laissez passer (dejar hacer, dejar pasar), el cual es el lema de la fisiocracia[4].

“Cada individuo se esfuerza siempre para encontrar la inversión más provechosa para el capital que tenga. Al perseguir su propio interés frecuentemente fomenta el de la sociedad mucho más que si en realidad tratase de fomentarlo.”

ADAM SMITH, La riqueza de las naciones

Para Smith, la conducta humana obedece de manera natural a las siguientes motivaciones: el egoísmo, la lastima o la piedad, el derecho de libertad, el hábito de trabajar, el sentido de propiedad y la tendencia al intercambio. Si al hombre se lo deja en libertad encontrará su beneficio personal, además del beneficio colectivo, el bien común.

Desde la ideología liberal, el capitalismo se evidencia como el único sistema económico capaz de asegurar a los individuos el libre ejercicio de sus facultades. A esto se le conoce como libre mercado, es decir, el sistema se basa en el equilibrio de las fuerzas del mercado (oferta y demanda[5]).

En un sistema de libre mercado, los medios de producción se encuentran en manos de privados y son las mismas personas quienes actúan de manera individual, influenciadas por iniciativas personales, las que realizan intercambios entre sí, sin ninguna intervención del gobierno en esta materia. El mercado se regula a sí mismo; satisface intereses individuales mientras, sin pretenderlo, consigue beneficios colectivos.

Smith creía en la división del trabajo como factor de crecimiento económico. La especialización hace crecer la producción y, a la vez, reduce la cantidad de recursos utilizados. En consecuencia, aumenta la productividad de las empresas, lo que les proporciona mayores beneficios. El trabajador también gana, ya que un especialista suele tener mejor sueldo y más ofertas de trabajo.

La implantación del modelo neoliberal en Chile

El Golpe de Estado de 1973 fue mucho más que la implantación de una dictadura fascista con el fin de acabar y exterminar los últimos rastros de la izquierda política (comunismo, socialismo, etc.), sino que determinó el orden social que conocemos hasta hoy. Los Chicago Boys (estudiantes de la Universidad Católica de Chile, quienes finalizaron sus estudios de economía en la Universidad de Chicago) fueron los principales asesores de la dictadura de Augusto Pinochet, estableciendo medidas económicas (neoliberalismo) para combatir la crisis económica heredada de los años anteriores.

El neoliberalismo cree que la crisis económica a nivel mundial, es producto de la excesiva intervención del Estado en la economía. El objetivo fundamental de la política económica, según las orientaciones neoliberales, es propiciar el funcionamiento flexible del mercado eliminando todos los obstáculos que se levantan a la libre competencia.

Para solucionar la crisis económica, los neoliberales proponen las siguientes soluciones:

  • La privatización de todas las instituciones y que la economía se rija por un modelo de libre mercado o libre competencia.
  • Desaparecimiento de: programas de seguridad social, programas de construcción de viviendas por parte del Estado, leyes del salario mínimo, legislación a favor de los sindicatos, impuestos a las importaciones o aranceles, controles de precio y subsidios.

De esta manera, se cumple con el principal objetivo del capitalismo, el cual es “la maximización en la obtención del lucro o ganancia” de los empresarios privados.

Según lo expone Eladio Zacarías, en su texto “Estudios Sociales y Cívica II”, el modelo neoliberal se basa en tres principios que son: el individualismo posesivo; la desigualdad en la lucha competitiva del hombre para conseguir bienes; y creen que la sociedad capitalista contemporánea es la sociedad democrática por excelencia.

La economía y la política chilena en el día de hoy se encuentra sometido al modelo neoliberal, siendo ésta la principal causa de un notable descontento social demostrado por la población. A raíz de estos conceptos que se definieron anteriormente, se analizará y con la ayuda de la esencia de la realidad se contrastaran con el estado social verdadero donde se sumergen.

5. El Estado: el instrumento de represión y garante del orden social burgués

¿Qué es el Estado sino el ente más ambicioso por el poder? El poder no tiene otro objetivo que el de dominar, el de subyugar a los más “débiles”. Eso es lo que hace el Estado con el pueblo, lo enajena a través del liberalismo y mantiene oculta la dictadura por medio de la democracia, garantizando a los burgueses, el orden social que tanto anhelan y necesitan.

“Estado se llama al más frío de todos los monstruos fríos. Es frío incluso cuando miente; y ésta es la mentira que se desliza de su boca: “Yo, el Estado, soy el pueblo” (…) Pues él, el Estado, quiere ser a toda costa el animal más importante en la tierra, y también esto se lo cree la tierra.”

FRIEDRICH NIETZSCHE[6], Así habló Zaratustra

En las democracias modernas, es el pueblo el que, supuestamente, se encuentra en soberanía sobre el Estado, pero la realidad ha provocado la antítesis a esta afirmación. La democracia representativa ha dejado en claro que en el Estado ya no hay representantes del pueblo, sino de los burgueses. Los partidos políticos están confabulados y oprimidos por el deseo de poder que les origina los valores propios del modelo económico, es decir, el egoísmo, la apatía, la competencia y la sumisión.

Es sabido que el Estado busca el beneficio colectivo, o sea, el bien común. ¿Pero qué es este bien común? Se le considera al orden que debe seguir regularmente la sociedad en torno a un modelo económico y social, más bien, se puede decir en un ejemplo: Si una mayoría absoluta de un 70% reclama por algún conflicto social específico como la salud o la educación y el otro 30% se esmera en continuar su día normal, ir a su trabajo y proseguir con la rutina, las fuerzas del orden enviadas por el Estado estarían dispuestas a dispersar la protesta para que el 30% reanude su ciclo diario normal en vez de apoyarla siendo que es mayoría. Se trata de una institución que supone someter a la sociedad bajo su tutela y autoridad. El protector del “bien común” termina, al final, convirtiéndose en el mayor enemigo de las clases oprimidas.

Los intereses de la clase dominante siempre han sobrepasado la del pueblo y están en la cima de las tareas que deben realizar los representantes de éste en el Estado. En Chile, ya es bien común el soborno de algún diputado o senador con el fin de promulgar una ley en beneficio del burgués. Claros ejemplos de esto serían la Ley de Pesca, la Ley Monsanto, la Ley Antiterrorista y la Ley Antiencapuchados. Las dos primeras, que buscan la continua explotación de recursos naturales pesqueros o hidrobiológicos y la privatización de semillas transgénicas en tierra chilena por empresas y corporaciones multinacionales; y las dos últimas, que buscan acorralar, y terminar con el miedo del burgués, a actos revolucionarios violentistas en contra del régimen establecido.

“El Estado ha sido siempre el patrimonio de una clase privilegiada cualquiera: clase sacerdotal, clase nobiliaria, clase burguesa. Clase burocrática, en fin, cuando el Estado, habiéndose agotado todas las otras clases, cae o se eleva, como se quiera, a la condición de máquina. (…) Siempre garantiza lo que encuentra. a unos, su riqueza; a otros, su pobreza. A unos, la libertad, basada en la propiedad; a otros, la esclavitud, consecuencia fatal de su miseria.”

MIJAÍL BAKUNIN[7], Principio de Estado.

Siempre, el Estado, será el garante de los intereses de la burguesía, de la clase privilegiada. Otro punto a favor de esto es que al momento en que sus necesidades se vean amenazadas drásticamente, no sólo se protege ahora con las leyes promulgadas, sino que alzan el fascismo para proteger el orden social imperante. Indudable ejemplo fue el Golpe de Estado de 1973, cuando la burguesía se dio cuenta que Chile caminaba hacia el socialismo y que el capitalismo podría quedar desplazado. ¿Qué sucedió? Confabulación entre las clases dominantes de Chile y de la potencia mundial capitalista de la época para proteger los intereses de su clase.

El Estado es, sin duda alguna, el instrumento ficticio utilizado por la clase privilegiada para enajenar y someter a la clase proletaria.

6. El capitalismo y la construcción hedonista de la sociedad como instrumento de enajenación

Desde que el capitalismo es el sistema económico imperante, la tecnología y la modernidad se ha ido apoderando del mundo. Ahora, ya es innegable no ver un computador o un televisor en la casa, que no es lo mismo que ver un refrigerador, ya que el segundo pasa a ser un bien de necesidad y no un bien de placer como los dos primeros.

La crítica se basa en que el consumo se instaló como placer y no como necesidad. ¿Qué significa esto? Despilfarro, cuando el consumo es por goce pasa a ser despilfarro. En las sociedades modernas se encuentran tres figuras éticos culturales arquetípicos: ascetas[8], estoicos[9] y hedonistas[10]. El capitalismo busca la reproducción humana del modelo a seguir con la figura hedonista, el cual tiene como sentido de vida la búsqueda del placer, en la práctica es narcisista[11] y su actitud hacia el dinero es el despilfarro de éste.

El deseo se relaciona ahora a objetos o entretenimiento cercanos al confort de la persona o a la utilización de su tiempo libre. El capitalismo utiliza instituciones propias que permiten realizar y satisfacer los impulsos del deseo de las personas para perder su tiempo libre e instalar en ellas la cultura hedonista. Estas instituciones son los mall, las grandes tiendas, los sistemas crediticios y la televisión con la publicidad y propaganda.

La publicidad toma un papel importante en la construcción de la sociedad hedonista que necesita el sistema capitalista para su funcionamiento regular, pues reproduce el deseo de la adquisición acelerada. Se imaginan los países poblados por personas lindas, aburguesadas y elegantes. Las teleseries producen la sentimentalización de la vida, en éstas no existen los problemas económicos que vive todo el mundo, sino que es el amor el principal conflicto que deben afrontar los protagonistas.

El capitalismo estimula el consumo en varios sectores sociales con el fin de que se genere una sobreoferta, es por eso que opera en base a la lógica de mayor ganancia y no por la de necesidad. Planifica la obsolescencia, es decir, calcula el tiempo en el que durará un producto para cambiarlo por otro más nuevo, innovar y que provoque más deseo en el consumidor.

Al suceder lo anteriormente señalado, el dinero se transforma en un fetiche, puesto que es el medio por el cual el consumo se lleva a cabo. Se trabaja para ganarlo y se gasta inmediatamente para satisfacer el deseo. En simples palabras, el dinero tiene poder (permite realizar los sueños), identidad (la persona es lo que tiene o cuánto dinero tiene) y felicidad (se compra y se concreta en el entretenimiento).

Las instituciones que crea el capitalismo para facilitar el consumo son los sistemas crediticios y los mall. Los primeros permiten instantaneidad en el consumo, es decir, adquirir el bien y realizar inmediatamente el deseo que anhelaba. Ahora, las personas se vuelven esclavas del trabajo y del dinero porque están obligadas a trabajar para pagar las deudas que les generó el crédito. Los mall son un espacio privado con aspecto de espacio público, un lugar donde los objetos están a tu alcance pero que no puedes obtener (provocando deseo), y así se estimula el contagio de comprar y es el lugar donde más se utilizan las tarjetas de créditos.

De estos argumentos, se reafirma la base y se puede decir que la sociedad está atontada por su propia construcción hedonista, enajenada por el deseo de satisfacer sus placeres materiales y alienada en la tecnología televisiva y moderna del último tiempo.

7. La democracia: la fachada de la dictadura burguesa.

El pueblo es el que elige a sus representantes a través del voto, ocasionando así, democracia plena. En la teoría suena muy bonito, pero en la realidad es otro el asunto. El pueblo es quien alimenta, enriquece y mantiene a las clases privilegiadas de la población mediante su trabajo, es incapaz de autogobernarse por verse obligado a trabajar para otros y no para sí mismo, causando la inevitable subyugación a manos de la clase explotadora. Esto no lo podría solucionar ni la constitución más democrática, porque el poder económico está por sobre el poder político.

El sufragio es una ilusión, la fantasía que tiene el pueblo de que todo lo malo del gobierno anterior lo remediará el siguiente gobierno. Pero la masa de trabajadores está sometida económicamente por una minoría que controla de manera exclusiva la propiedad y el capital del país, resultando así, un sufragio antidemocrático, puesto que los representantes terminan siendo comprados por la burguesía para satisfacer sus intereses. Obviamente, el pueblo no se da cuenta de esto, está demasiado ocupado complaciendo sus deseos hedonistas de consumo como para hacerlo.

Además, el poder corrompe por naturaleza. Esto explica que el hombre más rebelde de la masa popular de los gobernados se vuelve absolutamente conservador al llegar al poder. Traición suele llamarse, pero eso es equivocado. Se trata del cambio de posición y perspectiva de la persona.

Aquí también entra en juego la violencia del Estado, quien oprime, explota y utiliza la justicia a su voluntad ganando, siempre, las disputas contra el pueblo que exige sus derechos y libertades. La burguesía tergiversó la democracia a fin de lograr la dominación absoluta, financian las campañas políticas para asegurar estabilidad y recurren al fascismo cuando sus necesidades se ven amenazadas.

Aprendieron de los errores de Hitler y Napoleón, quienes establecieron su poder directamente subyugando a las masas. La mejor manera de gobernar, es hacerlo desde el trasfondo de la democracia y el Estado, es decir, promover en la gente la idea de que en verdad son gobernados explícitamente por un presidente, cuando en realidad es la burguesía la clase dominante.

8. Conclusión

Concluyendo, se puede reafirmar la hipótesis expuesta en la introducción, considerando todos los hechos históricos y el análisis de la realidad a la que se sometieron los conceptos, confirmando que en realidad son estos conceptos la fachada del sistema económico, político y social burgués, implantado necesariamente por sus deseos de terminar con el absolutismo.

Es el pueblo, el ente oprimido por la alienación inteligentemente impuesta por la burguesía, el único explotado, y lamentablemente, el único que no se da cuenta del poder que tiene para cambiar la sociedad. La complejidad con la que formularon el sistema en la sociedad es digna de admirar, aun así. Estando en contra de éste, cabe decir que lo hicieron con tal precisión que ya nada se les escapa de las manos, estableciendo la hegemonía absoluta en la sociedad.

Joven Lobo 

___________________________________________

[1] Jean-Jacques Rousseau fue un polímata: escritor, filósofo, músico, botánico y naturalista franco-helvético y unos de los principales representantes del movimiento cultural e intelectual de la Ilustración.

[2] Charles Louis de Secondat, Señor de la Brède y Barón de Montesquieu fue un cronista y pensador político francés que vivió durante la llamada Ilustración.

[3] Adam Smith fue un economista y filósofo escocés, uno de los mayores exponentes de la economía clásica.

[4] Escuela de pensamiento económico que afirmaba la existencia de una ley natural por el cual el buen funcionamiento del sistema económico estaría asegurado sin la intervención del gobierno.

[5] La ley de la oferta y demanda es un modelo económico básico postulado para la formación de precios de mercado de los bienes.

[6] Fue un filósofo y músico alemán, considerado uno de los pensadores contemporáneos más influyentes del siglo XIX.

[7] Considerado uno de los padres del anarquismo, dentro del cual defendió la tesis del ateísmo y el colectivismo.

[8] Persona que renuncia a los bienes materiales para ir en busca de su espiritualidad.

[9] Persona que defiende el autodominio, la serenidad y la felicidad de la virtud.

[10] Persona que busca el placer como fin supremo al identificarlo con el bien.

[11] Persona que siente una gran admiración por sí misma.

—————————-

Fuente: http://www.portaloaca.com/

Anuncios

Comentar esto...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: