Deja un comentario

[Brasil] Documento | ‘Las Jornadas de Junio y el circo de Junio: Delante del fascismo de las centrales es preciso combatir el gobiernismo y el reformismo en múltiples frentes’

Les dejamos el siguiente documento de la UNIPA [Unión Popular Anarquista], de Brasil. Esta es una organización política anarquista de corte bakuninista.

Praxis Libertaria

——————————————-

mascarados

Descargar documento: las-jornadas-de-junio-pdf

Leer documento:

Las Jornadas de Junio y el circo de Junio: Delante del fascismo de las centrales es preciso combatir el gobiernismo y el reformismo en múltiples frentes.

Traducción de Víctor Ortega

En día nacional de lucha en la ciudad de Río de Janeiro fue la más cabal prueba de la escisión del gobiernismo y el reformismo con el movimiento de masas y con cualquier representación de aquellos con las luchas de la clase trabajadora. Al mismo tiempo, ilustra la escisión a nivel nacional, ya que el 11 de junio marco la “unidad de las centrales sindicales y movimientos sociales gobiernistas y paragobiernistas” en la defensa de la agenda del gobierno y del Estado policiaco-militar.

En el caso de Río de Janeiro, las centrales (CUT, CTB, UGT) auxiliaron activamente la represión ayudando a los espías de la policía en la persecución de manifestantes y a dispersas el acto. Exaltaban la represión al grado de ayudar en la agresión a los manifestantes que se defendían de la policía al inicio del acto, en la Candelária (iglesia del centro de la ciudad), y al final, en las inmediaciones de Cinelandia (plaza pública más grande del centro).

Sin embargo, además de la indignación que nos provocan los actos de delación más vergonzosos, es necesario entender lo que aconteció en Río de Janeiro como parte de una política y de una táctica. Es necesario combatir esa política y esa táctica en múltiples frentes.

Lo elemental esta en entender la estrategia política del acto, y para esto, necesitamos entender el proceso de luchas. Las jornadas de junio estuvieron marcadas por la participación masiva y por la acción directa. Las jornadas de junio produjeron beneficios concretos y cuestionaron profundamente al gobierno, a su política y a las propias organizaciones de trabajadores. Las masas movilizadas, además atacaron las sedes del poder legislativo y ejecutivo, marcando con su acción una polarización social y política.

Para el día 11 de julio se programaron dos actos. La caminata de las “centrales” y el acto del Foro de Lucha por el Transporte, convocado con dirección al Palacio de Guanabara. El Foro delibero por la incorporación al acto de las centrales y después seguir hacia el Palacio de Guanabara. De esta manera, la política y la estrategia del Gobierno Cabral tenía la finalidad de impedir uno de los actos con la ocupación del Palacio de Guanabara. En este sentido, el desfile cívico de las centrales cumplía un papel importante al maniobrar para inmovilizar a las masas en Cinelandia.

A su vez, la política y la estrategia de las centrales era preservar su propio espacio ante el Estado, marcando una definitiva separación con el levantamiento de junio, y rechazando abiertamente cualquier conexión con el sector revolucionario de masas. Esta estrategia estaba constituida por tres elementos: 1) la unidad de las centrales , que se presentaban como el movimiento legítimo, legal y pacífico en oposición al levantamiento espontáneo de junio; 2) esa unidad se guía por el apoyo al paquete de reformas políticas del Gobierno de Dilma y guías corporativistas y 3) esa unidad buscaba aislar al sector revolucionario de masas con la descalificación e identificándolo para que éste pudiera ser destruido por la represión, demostrando que un acto legalista es permitido dentro del orden.

La política de los sectores revolucionarios era participar en el acto hasta la Cinelandia y llevar amplios sectores hasta el Palacio Guanabara, de acuerdo con la deliberación de la Plenaria del Foro de Luchas. Su táctica era ofrecer resistencia y combatir las palabras de orden del sector gobiernista y de derecha de las centrales, y mostrar así la legitimidad de la resistencia de masas a la opresión. Esas políticas se reflejaron en la estructura del acto y en su dinámica.

¿Cuál fue la táctica del Estado? Usar los cercos policiales y provocadores. Ellos estuvieron por todo el acto incitando, con el apoyo de los dirigentes de las centrales, el ataque a los “encapuchados”. Como no consiguieron grandes adhesiones en la base, dejaron la provocación para el final, sembrando una caja con “molotovs” en la calle. Esa provocación buscaba facilitar el encarcelamiento y justificar el inicio de la agresión a los manifestantes.

¿Cuál fue la táctica de las centrales gobiernistas, las de derecha y las paragobiernistas? 1) Atacar el sector revolucionario de masas, llamando a los encapuchados “criminales” y diciendo que ellos no podían figurar en el acto; 2) lanzando palabras de naturaleza nacionalista, tocar el himno nacional en momentos de confrontación aguda y 3) impidiendo que ocurriera una lucha ideológica entre Reforma y Revolución (concretamente, en la disputa por encerrar el acto en la Cinelandia o por la incorporación en el acto de Palacio Guanabara), ayudando a la policía a apresar a los miembros del sector revolucionario y desorganizar la línea de resistencia. La expectativa de los gobiernistas era que la policía dispersará “a los encapuchados” y permitiese que el conjunto del acto llegase a Cinelandia para armar el circo.

¿Fue victoriosa la política gobiernista? No. Las palabras de orden no consiguieron gran adhesión. Tampoco se consiguió que las bases condenases al unísono a los encapuchados. En diversas situaciones las mismas bases fueron solidarias en la lucha contra las detenciones. Al mismo tiempo, la esperanza de que la policía actuara para reprimir al sector revolucionario de masas no fue victoriosa plenamente. A pesar de que la CUT, CTB y UGT actuaron directamente en la represión, auxiliando en la detención de personas, lo que era obvio ocurrió: la represión fue dirigida para todo el mundo en la calle, y el mismo acto legalista no pudo ser finalizado.

¿La táctica gobiernista-reformista fue victoriosa? En parte. No se consiguió con el discurso descalificar al sector revolucionario de masas. Los “encapuchados” recibieron aplausos por donde pasaban amplios sectores de manifestantes. Sin embargo, prestando auxilio al servicio secreto de la policía y provocando una confrontación luego de que el acto llegase a Cinelandia, los gobiernistas consiguieron impedir la lucha ideológica que se generaría por disputar la dirección del acto hacia el Palacio de Guanabara.

La política reformista de las centrales solo ayudo a que una política saliera victoriosa: a del Estado represor y de la burguesía. El principal objetivo era que las bases del acto de Cinelandia no se incorporasen al acto del Foro de Lucha por el Transporte en el Palacio de Guanabara. Y ese objetivo fue alcanzado, gracias a la colaboración directa de la policía política estalinista de la CUT y CTB, con el silencio cobarde de CSP-CONLUTAS, alternadas con acciones muy tímidas y contradictorias.

La táctica revolucionaria de masas fue victoriosa en parte. En el peor de los casos se consiguió un empate. No solamente el sector “encapuchado” participo en todo el acto, también consiguió ofrecer alguna resistencia a la represión. Si bien no consiguió ejecutar su política de realizar el acto hasta el Palacio Guanabara, su resistencia desenmascaro la política de de circo de las centrales y mostrar su carácter de derecha.

Si el acto de Río de Janeiro puso de manifiesto estas contradicciones, la paralización nacional no marco diferencia en la relación de dichas contradicciones. Las acciones del acto y sus efectos (nulos) sobre las reivindicaciones concretas oponen el acto del 11 de junio a las jornadas de junio. El movimiento que surgió de las contradicciones sociales en junio se transformo en un movimiento de masas espontaneo, estando en una relación de contradicción con el acto de la plaza blanca de las centrales.

1) La Autocrítica: los límites de as acción de vanguardia sin una lucha política en la retaguardia

La participación de un sector de masas en defensa de la acción directa y la resistencia fue fundamental. Pero no podemos caer en una ilusión. Dicha acción produjo varias victorias en relación al gobiernismo, neutralizando sus tácticas. Sin embargo, la victoria política fue del Estado burgués, que, si bien no consiguió llevar a buen término su táctica consiguió, gracias al apoyo de las centrales, alcanzar su objetivo político y estratégico (impedir la toma y ocupación del Palacio Guanabara).

Esa derrota en lo político y en lo estratégico es el resultado en un factor simple: el sector que defendió la acción directa de masas tiene una vanguardia más grande, pero no por esto deja de tener una retaguardia, y una retaguardia, en nuestro caso, muy pequeña. En el momento decisivo, cuando la policía atacaba a los manifestantes, consiguió dividir a dicho sector en tres bloques: una en la Cinelandoa, otro en la Avenida Chile, y uno más entre la Avenida Chile y Carioca. Los sectores fueron siempre contra la policía al frente, mientras los sectores gobiernistas de la CUT, CTB y compañía atacaban por la retaguardia.

Podría interpretarse lo anterior como un simple detalle, pero no es así. Existe un problema político de fondo. Las centrales se presentan como legítimos representantes de trabajadores y estudiantes, y controlan la representación de las categorías a partir de las direcciones y burocracias sindicales. De esa manera, se impide que la acción directa de las masas sea organizada desde la base, desde los centros de trabajo, desde las escuelas y los barrios. En este sentido, se genera la siguiente situación: se separa al sector que defiende la acción directa de las masas de las organizaciones y las bases. Es cierto que esta separación es incompleta.

Lo fundamental es lo siguiente: los sectores social-demócratas (CUT, CTB, CSP-CONLUTAS) y los conservadores (UGT, Fuerza Sindical, NSCT) quieren crear el mito de que el único sindicalismo y la  única política posibles son a través de las organizaciones y de las acciones legales y oficiales. Y para eso quieren promover un escisión entre el sector que defiende la acción directa de  masas y las bases. Su interés es preservarse en el control de la burocracia sindical y del movimiento social, de los recursos y de la representación. Para esto, ellos quieren aislar al sector de acción directa en una indeterminada “vanguardia”, como si éste no tuviera ninguna relación con las bases, presentando al sector como “agentes infiltrados”.

El Estado burgués también quiere impedir la acción directa de masas, ¿por qué? El levantamiento popular de junio demostró que la acción directa es capaz de derrotar al Capital. Existe, pues, interés común entre la burocracia sindical y reformista y el Estado. Este interés  concretamente se manifiesta en la disposición para desorganizar la acción directa de masas, creando una falsa dualidad entre sindicatos y movimientos sociales que solo realizan acciones pacíficas y centralizadas contra los grupos que no están vinculados a la organización y representación de los trabajadores.

El objetivo estratégico del Estado es separar a los grupos de acción directa de las organizaciones  y de la lucha política dentro de las organizaciones de representación de los trabajadores. Este objetivo puede inducirse de la siguiente manera: aislando  a los grupos con el desvió vanguardista (abandono de la lucha política y el trabajo organizativo en la base, y la dedicación exclusiva al trabajo de enfrentamiento, que se generará cada vez bajo condiciones más desfavorables).

Por esta razón, el trabajo de vanguardia, fundamental en las protestas de Brasil, no puede prescindir de un trabajo político-organizativo en la retaguardia. Esto exige un programa, una forma de organización y una política.

2) Por un Sindicalismo Revolucionario: la acción directa y la organización de abajo hacia arriba

La polarización entre reforma y revolución se presenta en Brasil como la polarización entre los sectores de masa que defienden la acción directa y los sectores que defienden el diálogo con el Estado, como sujeto de resolución, y los sindicatos y movimientos sociales como bases de apoyo a la coalición partidaria y gubernamental. El primer método caracteriza al sindicalismo revolucionario, el segundo al sindicalismo conservador (fascista-vanguardista y social-demócrata).

La polarización no significa que exista un sector revolucionario de masas consolidado. Significa que la posición revolucionaria debe necesariamente defender la acción directa y la construcción sindicalista revolucionaria simultáneamente. La acción directa no puede permanecer como una acción de vanguardia. Debe aterrizarse transformando las organizaciones y las formas de representación de los trabajadores, los estudiantes y el movimiento popular en general.

Por eso es preciso realizar una disputa de naturaleza ideológica dentro de los centros de trabajo, en las escuelas y en los barrios. Es necesario crear oposiciones y organizaciones de tipo sindicalista revolucionario; de este modo se conseguirá que la energía y la combatividad del movimiento de masas consiga estructurarse de forma duradera, conseguirá transformarse y ser una alternativa de lucha y organización para la juventud y la clase trabajadora.

Unión Popular Anarquista – Brasil, julio de 2013.

Traducción de Victor Ortega

Fuentes:

http://uniaoanarquista.wordpress.com

http://ataraxiamty.wordpress.com/

Anuncios

Comentar esto...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: