Deja un comentario

[Brasil] Documento | ‘El Levantamiento de los Marginados: análisis sociológico de las protestas y manifestaciones’

Les dejamos el siguiente documento de la UNIPA [Unión Popular Anarquista], de Brasil. Esta es una organización política anarquista de corte bakuninista.

Praxis Libertaria

——————————————-

Image

Descargar texto: el-levantamiento-de-los-marginados

Leer texto:

El Levantamiento de los Marginados: análisis sociológico de las protestas y manifestaciones en Brasil.

Traducción de Victor Ortega

“Por flor del proletariado, entiendo sobre todo a esa gran masa, esos millones de incivilizados, de desheredados, de miserables y analfabetos que el Sr. Engels y el Sr. Marx pretenden someter al régimen patriarcal de un gobierno muy fuerte… Por flor del proletariado, entiendo esa carne para el gobierno, esa canalla popular que, estando casi virgen de toda civilización burguesa, trae en su seno, en sus pasiones, en sus instintos, en sus aspiraciones, en todas las necesidades y miserias de su posición colectiva, todos los gérmenes del socialismo futuro, y que solo ella es suficientemente fuerte para hacer triunfar la Revolución Social.” Miguel Bakunin

Un análisis teórico del presente levantamiento popular es necesario. La dimensión y el significado que el levantamiento asumió ya lo torna uno de los eventos más importantes de la historia de la clase trabajadora y de las luchas sociales en Brasil en los últimos 30 años.

¿Qué puso de manifiesto el levantamiento popular? Las contradicciones de clase y los límites del reformismo como política y del marxismo como teoría. La posición presentada por casi todas las organizaciones marxistas y socialdemócratas, partidos políticos y sindicatos fue contrarrevolucionaria. Se alinearon al Gobierno, la Policía y a media burguesía. Su análisis teórico de la realidad resulto equivocado. Se tomo como principal una contradicción secundaria ( contradicción “derecha/izquierda”). Esto condujo a ignorar las contradicciones de clase y sociopolíticas profundas que se manifestaron. En el campo socialista y revolucionario, dentro de las pocas organizaciones anarquistas existentes, la UNIPA fue la única que presento un análisis teórico coherente con una práctica revolucionaria frente al levantamiento popular. La teoría no se improvisa. En estos momentos es necesario, más que nunca, una teoría.

Nuestra organización viene desarrollando desde 2003 una serie de tesis y argumentos que buscaban establecer el posible camino que las contradicciones sociales y políticos seguirían, y que, tarde o temprano, llevarían a la formación de movimientos espontáneos de la clase trabajadora, como reacción a las contradicciones estructurales y coyunturales. Son precisamente estos argumentos los que recuperamos para realizar el análisis del presente Levantamiento Popular. En 2003, las Resoluciones del Segundo Congreso de la UNIPA presento el análisis de las contradicciones estructurales de la sociedad brasileña y de nuestro capitalismo dependiente; en el indicamos 8 contradicciones estructurales entre las diferentes fracciones de clase. Además de la contradicción Capital/Trabajo, materializada en diferentes fracciones de clase (ej. Proletariado industrial/ burguesía industrial) apuntábamos lo siguiente:

“Tomando por base todos los datos presentados, el Segundo Congreso entiende que será preciso calificar a las contradicciones inherentes al sistema social capitalista, como parte de una dinámica de relaciones sociales e instituciones políticas y económicas, que se manifiestan en la vida cotidiana del país. Las contradicciones, los conflictos estructurales de la sociedad brasileña pueden ser resumidos de la siguiente manera: 4) Burguesía rural, pequeña-burguesía rural/ Proletariado rural y Campesinos –derivada de las relaciones con la tierra, relaciones de trabajo y derechos de los asociados. 6) Estado/Proletariado Marginal –dada por la exclusión de las relaciones de trabajo, teniendo además otros objetos de conflicto, siendo principalmente los relacionados con los derechos sociales y civiles. 7) Estado, Burguesía/ masas populares –derivada de diversos factores (políticos, históricos, culturales), envolviendo principalmente derechos sociales y civiles, originados por el racismo y el machismo existentes en la sociedad brasileña.”

Nuestro análisis buscaba trazar el papel de las diferentes fracciones de la clase trabajadora y de las masas populares en el proceso revolucionario y en la lucha de clases en el Brasil.

¿Cuáles serán entonces las principales fuerzas de la revolución brasileña? El Segundo Congreso, teniendo en cuenta los elementos de nuestra teoría, entiende que en Brasil existen dos fracciones proletarias que serán las fuerzas principales: 1) el proletariado marginal; 2) el campesinado. Estas dos fracciones constituyen por lo menos 47 millones de personas (más del doble de las demás fracciones proletarias de la sociedad brasileña).
Son también la parte del pueblo en que los niveles de pobreza son mayores y en que las condiciones de vida son más precarias. No es que las demás fracciones del proletariado gocen de condiciones muchos mejores, pero en estas fracciones las condiciones alcanzan grados realmente absurdos.

Es necesario ofrecer una definición de lo que llamamos ‘fuerza principal’. Por fuerza principal entendemos las principales fuerzas que se movilizarán debido a: 1) el potencial antagonismo de sus intereses, expresado en las condiciones materiales (pobreza, violencia, injustica) bajo las que viven; 2) la cantidad demográfica de estas fracciones, que les otorga un peso especifico por el hecho sencillo de ser muy voluminosas, inmediatamente, por la posibilidad de movilizar grandes cantidades de efectivos y tener un gran potencial político.

Siguiendo nuestra manera de ver las cosas, el proletariado marginal y el campesinado serán las principales fuerzas en la revolución social en el Brasil. El proletariado marginal, en oposición a los estratos sociales más instruidos, integrados en la economía formal y recibiendo salarios elevados, es la fracción que proporcionalmente menos encaja en las actividades políticas y asociativas. Justamente por esta razón, debemos empeñar nuestros esfuerzos en el sentido de su organización y su movilización. (Resolución del Segundo Congreso de la UNIPA, Marzo de 2004)

De manera general, el concepto ‘proletariado marginal’ comprendía trabajadores informales y subempleados. En nuestro Tercer Congreso de 2007 ampliamos ente contenido para integrar a todos los trabajadores super-explotados. De manera general, estos trabajadores marginados en el sistema económico lo son también en el sistema político. Son marginados en doble sentido. Al mismo tiempo, son los trabajadores más azotados por la represión y la violencia policial. Luego, no solamente son marginados económica y políticamente, ellos también son marginados legalmente, obligados a vivir al borde de la clandestinidad.

La experiencia acumulada en la teoría, nos permitió situar nuestro análisis de clase en una teoría del desarrollo capitalista. En el Tercer Congreso apuntamos que el actual periodo histórico, de reformas neoliberales y restructuraciones productivas, pueden ser consideradas como un periodo de capitalismo ultra-monopolista. Apuntamos que la polarización entre neoliberalismo y neodesarrollismo era falsa. Al mismo tiempo, se tenía que avanzar en las reformas neoliberales, la restructuración productiva y el papel del Estado, particularmente policial. Tal y como podemos ver en el siguiente fragmento:

“Así, la reestructuración productiva y las reformas de Estado, presentes en la actual etapa del imperialismo, contienen mudanzas en las relaciones del centro con la periferia y la semi-periferia; se subraya la importancia de la depreciación de la tasa de salarios como la formula para resolver la crisis del capital y retomar el crecimiento y el desarrollo de la acumulación de capital.

“Eso significa que, ahora más que antes, el imperialismo opera especialmente por super-explotación del trabajo y no por el intercambio desigual. Una de las principales características del periodo ultra-monopolista del capitalismo, es que amplía los mecanismos presentes en la estructura del imperialismo en la época de capitalismo monopolista de Estado, especialmente el “doble mercado de trabajo”, que es uno de los principales mecanismo de acción del imperialismo. El doble mercado permite una segmentación del proletariado por condición socio-económica, creando un mercado de trabajo relativamente protegido y bien remunerado, que corresponde de manera general a la división entre países del centro y la periferia (incluida aquí la semi-periferia), o dentro del centro y de la periferia, en un mercado de ocupaciones bien remuneradas, calificadas, con garantías jurídicas y socialmente valoradas; y otras ocupaciones desprovistas de esto.

“Uno de los principales efectos de estas mudanzas a escala internacional es la extensión del proletariado marginal (trabajadores sometidos a la esfera inferior del doble mercado de trabajo y formas de acumulación primaria).

“Si el sindicalismo no se planeta la necesidad de organizar a la fracción del proletariado marginal (terciarizado, precarizado y desempleado, etc.) continuarán reducidas las posibilidades de avances en la lucha de clase como un todo; esto porque la nueva fase del capitalismo genera una nueva estructura de clase, en la que dicha fracción tiene un papel central en la acumulación de capital.

“ 74) Podemos decir que el capitalismo ultra-monopolista se caracteriza por 1) Flexibilización (comercial, tributaria y laboral), que significa eliminar o disminuir las leyes y reglamentos que impiden a las empresas obtener lucro; 2) Internacionalización y concentración de capitales; los sectores que hasta entonces eran controlados por monopolios estatales o empresas nacionales pasan a control de multinacionales; 3) Volatilidad –las inversiones realizadas en razón de la flexibilización pueden ser retiradas en cualquier momento; 5) Desestructuración del mundo del trabajo a través de la terciarización, la precarización y del desempleo estructural”. (Resoluciones del Tercer Congreso de la UNIPA, 2007)

Este doble mercado de trabajo también genera una contradicción generacional y ocupacional. Las reformas neoliberales y la reforma del Estado con base en la precarización de las condiciones de trabajo y estudio afectan especialmente a la juventud. O sea, los estudiantes y la juventud no tienen y no tendrán la misma seguridad y protección que ciertas categorías de trabajadores tienen hasta ahora. Por otro lado, la masa de los trabajadores super-explotados y precarizados es vista apenas como algo compensatorio del sistema político. La aristocracia sindical y partidista quiere defender sus intereses económico-corporativos, y su posición en el sistema político entra, por consecuencia, en contradicción con los del proletariado marginal, en diferentes categorías como la juventud y los estudiantes que no detentan ni detentarán los privilegios de la aristocracia sindical y partidista. De ahí las contradicciones entre las burocracias sindicales y partidistas con los diferentes sectores movilizados.

De esta manera, teníamos en claro que la sociedad brasileña tenía una contradicción estructural, entre el proletariado marginal y el campesinado y el Estado y la burguesía rural. El neoliberalismo y el desarrollismo no eran, pues, dos políticas económicas antagónicas, sino instrumentos del imperialismo dentro de su fase ultra-monopolista. El Gobierno del PT (Partido del Trabajo) tenía construido un bloque o coalición entre partidos y clases sociales, y su principal misión era realizar una transición plena de un régimen político intervencionista (legado por el vanguardismo y los militares) a un régimen neoliberal, tal y como argumentamos en nuestro comunicado de 2005 “Las Reformas del Gobierno de Lula y las Tareas del Proletariado”. Así, la polarización PT (Intervencionismo)/PSDB –Partido Socialista Democrático de Brasil- (Neoliberalismo) era falsa. La lucha anti-capitalista debía apuntar contra los proyectos neoliberales y neodesarrollistas que colocaban como contradicción social principal la existente entre el proletariado marginal y del campesinado  (lo que sigue sucediendo).

A pesar de que el PT   tenía hegemonía en las organizaciones sindicales y de trabajadores, siempre apuntamos que dicha hegemonía no anulaba las contradicciones de los sectores no organizados y la posibilidad de movimientos espontáneos e imprevistos. En nuestro análisis de las elecciones ya señalábamos como la abstención indicada en los datos electorales inidicaban una profunda marginalización voluntaria de las masas en relación con el proceso político y también un profundo potencial anti-hegemónico y anti-sistémico existente en las reivindicaciones económicas y políticas derivadas de las contradicciones estructurales mencionadas párrafos arriba.

“Podemos afirmar, irónicamente, que la otra tendencia de crecimiento en las elecciones, además del aumento en la votación petista, fue la del crecimiento del no voto, o sea, de la abstención, del voto nulo y del voto en blanco. Ya tenemos elementos para afirmar que el no voto es una variable estructural del proceso y electoral y, consecuentemente, de la lucha de clases en Brasil.

“(…) El Brasil posee cerca de 138,5 millones de electores, según el Tribunal Superior Electoral (TSE). En el primer turno de las elecciones municipales de 2012, 23 millones de brasileños se abstuvieron del proceso electoral, lo que representa el 16.6 % del total del electorado. Los votos nulos fueron 9,1 millones y los votos en blanco 3,8 millones.

“O sea, el “no voto” representa 35,9 millones de brasileños, cerca del 25,9 % del total de electores. (…) Los números del no voto más significativos cuando analizamos puntos específicos. En el primer turno de la votación de Sao Paulo, el no voto totalizo 2,3 millones de paulistanos (vocablo que designa a los habitantes de Sao Paulo), superando a los dos candidatos que fueron para el segundo turno (…) En la capital fluminense (Río de Janeiro) ascendió a 1,4 millones de electores. El prefecto electo en el primer turno, Eduardo Paes (PMDB –Partido del Movimiento Democrático Brasileño), recibió 2 millones de votos y el segundo, Marcelo Freixo (PSOL –Partido Socialismo y Libertad), recibió poco más de 900 mil votos.

En Fortaleza (Ceará) en no voto llego a 353 mil electores, contra 318 mil votos de Elmano (PT) y 291 mil de Roberto Claudio (PSB). Podríamos dar otros ejemplos y el resultado sería el mismo: el crecimiento significativo del no voto en las elecciones. (…)

“Los comentaristas políticos de media burguesía también abordaron el tema, procurando explicar el fenómeno a partir de perspectivas liberales e idealistas. Afirmando que el abstencionismo es resultado de la desilusión de la población en la política. Sectores reformistas y marxistas calificaron el abstencionismo como “alineamiento”, o sea, como el resultado de la ignorancia y el apoliticismo. (…)

 

“Para la teoría bakuninista, el fenómeno político y social no puede ser explicado de una manera tan simplista y a partir de presupuestos idealistas. Actualmente no tenemos condiciones para un análisis más profundo del fenómeno del no voto, pero con los datos disponibles es posible tener algunas consideraciones y llegar a algunas conclusiones preliminares. En primer lugar, como ya afirmamos, la recurrencia del no voto y su crecimiento nos permiten afirmar que estamos delante de un fenómeno estructural, o sea, es parte de la lucha de clases en Brasil en la actualidad. En segundo lugar, el no voto esta lejos de ser un expresión de la alineación política o el simple resultado de la despolitización.

Antes es una expresión difusa de respuesta al orden establecido; es un cuestionamiento de la legitimidad del poder político estatal. Se trata de un potencial anti-estatista, fruto del actual contexto de la lucha de clases en Brasil, marcada por la crisis del gobiernismo”. (Comunicado No. 36, Diciembre de 2012)

Dicho de otro modo, los datos citados arriba ayudan a ofrecer una muestra de la existencia de una actitud negativa de las masas a la política burguesa y al sistema político estatal. También desarrollamos el argumento de que el Gobierno del PT y la coalición partidista y social estaban perdiendo los instrumentos de cooptación. Desde 2010, en nuestro Cuarto Congreso, apuntábamos claramente en esa dirección.

“Las perspectivas de mediano plazo (en caso de que la crisis económica se confirme y los demás factores políticos permanezcan sin alteración) indicarían que un futuro y posible Gobierno Dilma tendrá condiciones menos favorables que las actuales. Tendrá que asumir la confrontación con los intereses de los trabajadores reduciendo el déficit fiscal que tenderá a crecer al proteger los intereses de los terratenientes y del propio capital asociado. Sin embargo, la cuestión es que esto puede acontecer en un año, cuatro o cinco, dependiendo de la evolución de los factores económicos y políticos.

“Tenemos, entonces, dos escenarios posibles dentro del actual contexto de crisis, el de corto y el de mediano plazo. En el corto plazo el sector reformista y gobiernista (PT y PCdeB) saldrá fuerte de la coyuntura de crisis. En el mediano plazo, es posible que más de una vez el bloque gobiernista tenga que coordinar un ataque contra la clase trabajadora (como sucedió en las reformas de 2003). Esa sería la ocasión para crear una alternativa nacional de sindicalismo, un sindicalismo de masas revolucionario. (Resoluciones del Cuarto Congreso, Marzo de 2010)

El desgaste del PT, de su coalición y de la capacidad del reformismo tenía que responder a las contradicciones sociales que ya se habían acumulado, y que acabarían mostrando sus límites. La eclosión de un movimiento espontáneo siempre figuro como una variable en nuestro análisis, tal y como podemos ver en las Resoluciones de la Segunda Asamblea Nacional (Febrero de 2012), en la que apuntamos lo siguiente:

“Al mismo tiempo, el nuevo ciclo de lucha de clases en Europa (2088-2011) y en África (2011-2012) demuestra las limitaciones de los movimientos de masa y las posibles cuestiones para la lucha de clases en Brasil. En el caso de Europa, las heroicas protestas de los insurrecionalistas griegos son una lección para todos los trabajadores del mundo (…) Lo mismo acontece en España (con las protestas de la juventud desempleada) y Francia (con la población de la periferia y los inmigrantes). Los ciclos de lucha han dado lugar a un avance de la reacción y del nazi-fascismo: el ataque nazi en Dinamarca contra el Partido Socialista con la cobertura del Gobierno y el crecimiento del nazismo en el este de Europa dan prueba de esto.

“Así, el avance de la crisis genera una genera una dialéctica ascendente de revolución/reacción. Es necesario tomar en serio la situación, pues siempre tenderá a mundializarse. (…) El Gobierno Dilma esta profundizando el abismo con los movimientos sociales. Se están creando las condiciones para una segunda crisis del gobiernismo, solo que un poco más profunda. De esta segunda crisis esperamos una ofensiva burguesa avasalladora que contará con el apoyo explicito de la CUT y CTB o desencadenará movimientos espontáneos que sufrirán la presión de dichas fuerzas.” (Segunda Asamblea Nacional, febrero-marzo de 2012)

Fueron exactamente estas contradicciones las que explican el Levantamiento Popular de Junio de 2013 en varias regiones del país. La espontaneidad del levantamiento esta directamente ligada a las contradicciones sociales y económicas estructurales que produjeron una serie de factores sociológicos que explican como dicho levantamiento comienza con las movilizaciones estudiantiles que expresaban una escisión entre las entidades gobiernistas ligadas a la fuerzas del gobierno (ha haciendo explicitas las tensiones generacionales entre la juventud y la aristocracia sindical y partidista), que rápidamente se transformo en un movimiento de masas después de las brutales represiones de la policía (haciendo explicitas las contradicciones latentes entre el Proletariado Marginal y el Estado). Los Foros de Lucha por el transporte (RJ) y el Movimiento Pase-Libre (SP) expresaron de esta manera la crisis del gobiernismo. Muchas entidades estudiantiles ligadas al gobierno convocaron a las movilizaciones. La respuesta fue, no obstante, la represión estatal que dio al movimiento un carácter de masas y generó enfrentamientos que no habíamos visto en Brasil.

Después de la represión policial en Sao Paulo el eje de los actos y su forma de acción se modificaron. La masa se radicalizo y presento una contradicción con el Estado. Sao Paulo, Río de Janeiro y Fortaleza rápidamente adquirieron distinción por la acumulación de contradicciones estructurales y coyunturales: 1) las contradicciones estructurales, entre el proletariado marginal y de las masas populares con el Estado, ya que dichas ciudades con las que están entre aquellas con mayores índices de violencia policial en el Brasil; a esto sumamos la desigualdad y el racismo; 2)tal y como vimos, son ciudades en las que la marginalidad en relación al sistema político es extremadamente significativo, expresado en el “No Voto” como un componente difuso de la consciencia popular; 3) coyunturalmente, son ciudades Sede de las Confederaciones y de la Copa del Mundo, hecho que hace que el costo de vida y el transporte aumenten significativamente, de manera que la masa sabe que su calidad de vida disminuye en proporción en las que las inversiones públicas en la Copa del Mundo aumentan.

El Levantamiento es espontáneo, pero las contradicciones que lo profundizaron ya venían acumulándose. Nosotros apuntamos en distintas ocasiones que esta situación esta delineándose de forma cada vez más clara. Así, la contradicción Estado/Proletariado Marginal da un carácter de clase y anti-estatista que pudimos observar en grandes sectores de masa; en sus palabras se pudo observar un marcado corte anti-militar y en contra de la policía. Lo mismo se observo en la acción directa de la resistencia y la confrontación con los símbolos de las fuerzas policiales del poder del Estado.

Desde el punto de vista sociológico, un movimiento de masas de millones de personas nunca es homogéneo. Sien embargo, podemos decir que dicho movimiento puede dividirse en por lo menos tres grandes ángulos de enfoque analítico: 1) del punto de vista de la composición de clase, el levantamiento popular reunió especialmente al proletariado marginal, y todas las demás fracciones de clase (proletariado industrial, de servicios, y también sectores de la pequeña burguesía y la aristocracia obrera); 2) desde el punto de vista de la composición ocupacional, el movimiento estudiantil y los trabajadores no organizados estuvieron a la vanguardia de las movilizaciones, y conformaron la gran masas en las calles; 3) desde el punto de vista de las reivindicaciones y del programa; predominaron reivindicaciones relacionadas al transporte, la salud y la educación pública, lo que demuestra como las reivindicaciones económicas de naturaleza colectiva predominan sobre las de naturaleza corporativa.

Ese conjunto de factores marca, desde el punto de vista de la composición de clase, de las contradicciones estructurales y coyunturales y de las reivindicaciones, la existencia de un potencial antagonismo anti-hegemónico y anti-sistémico del levantamiento popular. El anti-partidismo (que tuvieron diversas bases, inclusive una tentativa de grupos de derecha de fortalecer el Estado y negar a los “partidos”) no fue expresión de una percepción “conservadora” , sino de las contradicciones de clase y las contradicciones estructurales de la sociedad brasileña y de la condición de marginalidad en relación al sistema político. Las masas son heterogéneas, pero el mayor contingente movilizado, exceptuando a la  pequeña burguesía y a los sectores reformistas de las demás fracciones y categorías, esta en contradicción estructural con la “derecha y la izquierda”, con el sistema político, el régimen económico y las decisiones y pactos de la política económica.

Una entrevista realizada a uno de los manifestantes que participo en las acciones de resistencia y del “motín-motín” (“quebra-quebra” en portugués) en Porto Alegre, ilustra perfectamente nuestros argumentos.

CMA – Queremos saber más sobre tu vida. ¿De dónde es usted?

Juan – Tengo 23 años y nací en la región metropolitana de Porto Alegre. Termine mis primeros estudios. Nunca pensé en ir a la facultad, porque tuve que trabajar tempranamente. Nunca tuve un empleo decente.

CMA – ¿Qué haces para vivir?

Juan – Vivo al día. He vendido DVD’s, entregado agua y he sido recepcionista en una papelería. Trabajo y no tengo dinero para nada. Todo esta cada vez más caro, y la gente va quedando cada vez más pobre. Del otro lado, del lado rico de la ciudad, los políticos y los empresarios adinerados, dueños de la empresa, de los autobuses, contratistas… corrupción, obras sobrefacturadas, sobornis, y la gente de abajo cada vez más jodida. ¡Eso es injusticia! ¡Eso es violencia! Qué se den cuenta de que esto comienza a calentarse, que comienza la indignación.

CMA – ¿Esta usted afiliado a algún partido u organización? ¿Algún grupo de la contracultura quizá?

Juan – No pertenezco a ningún partido. Detesto a todos los partidos de la misma forma. Son una banda de bastardos compitiendo entre sí solamente para ganar. Ellos no me representan. No pertenezco a ninguna organización, tengo algunos amigos punk´s y también me gusta el hip-hop. Asisto a las manifestaciones con mis amigos y mis vecinos.  La gente quiere realizar algunos bloqueos en el estadio. La gente se cuida para no ser reconocida.

CMA – ¿Porqué prefieres una forma de manifestación violenta en vez de una manifestación pacífica, como la mayoría de la gente y los periódicos defienden?

Juan – Yo me siento violentado por la manera en la que soy tratado, si ellos van a atacarnos ¿porqué tenemos que ser pacíficos? Nadie tiene que decirme como tengo que manifestarme, porque ninguna aprende a través de mi piel. Solo yo se como se sufre por la falta de dinero. Voy perdiendo mis derechos de ir y venir mientras no hay ley alguna que prohíba que la gente muera de hambre. (Entrevista realizada por el Centro de Medios Autónomoshttp://www.midiaindependente.org/pt/blue/2013/06/520365.shtml )

La contradicción de las protestas es también una contradicción con la política reformista y social-demócrata, con sus métodos de acción parlamentaria y sus reivindicaciones corporativas. El levantamiento popular cuestiono el fundamento de dichas organizaciones y puso al desnudo sus contradicciones y límites. En este sentido, toda tentativa de calificar las protestas y el levantamiento popular, considerado como un todo, de estar siendo ganado por la “derecha” solo muestra la incapacidad del marxismo y el reformismo brasileños. Por otro lado, la burguesía Intenta tomar posesión de un movimiento que ayuda a producir. Esto será ineficaz. En otras palabras, este movimiento tiende a reproducirse a sí mismo en la marginalidad en la que apareció, hasta que una fuerza revolucionaria sea capaz de potencializar su expresión.

El levantamiento popular tiene sus raíces en las contradicciones de clase, en las contradicciones con el Estado y en los efectos de un modelo de desarrollo capitalista y en la crisis mundial que comienza a producirse. Por otro lado, el levantamiento parece marcar el nacimiento de un nuevo sujeto socio-político: el proletariado marginal, que sostuvo la acción colectiva de masas. Esto marco la emergencia de un nuevo sujeto histórico con potencial revolucionario. A pesar de que la aristocracia sindical y partidista consigan desmovilizar las protestas en estos momentos, y profundizar el carácter policial del Estado, eso no eliminará ni suprimirá las contradicciones estructurales; otras explosiones serán, pues, cuestión de tiempo y lugar.

Frente al Levantamiento Popular, se consolida la ruptura de este sujeto socio-político y sus manifestaciones concretas con la aristocracia sindical y partidista, y con el sistema político burgués. También marco la emergencia del anarquismo considerada como referencia ante las masas, ya con la acción directa anarquista, ya a través de la lucha de la burguesía contra el anarquismo (mediante las campañas de criminalización). Es posible que este proceso este marcando el inicio de un nuevo ciclo histórico. La emergencia de las luchas, sus formas de acción y organización son ya estructurales. Incluso en la situación de un reflujo temporal, estas cuestiones irán marcando la dinámica de la lucha de clases en el Brasil.

Es importante caracterizar el levantamiento, en sus términos esencialmente urbanos y metropolitanos, dentro de un marco más amplio de las demás luchas.

“En primer lugar tenemos que situar históricamente las protestas. Podemos decir que el Gobierno de Lula tuvo instrumentos de contención de los movimientos sociales; macroeconómicos y políticamente, eran instrumentos de cooptación. A partir del Gobierno de Dilma, dichos instrumentos entran en un proceso de deterioro. Las luchas de los obreros de las grandes obras, las luchas de los indígenas; después la gran huelga de la función pública y de las universidades en 2012, así lo indicaban. La huelga de la universidad y la participación del movimiento estudiantil en la lucha contra el Gobierno Dilma prepararon, en parte, el terreno para la eclosión en 2013. Muchos militantes actuales se formaron durante esos días (…) Los actos fueron dirigidos a dos objetivos principales: mega-eventos, en otras palabras, el modelo desarrollista del PT y contra los núcleos del poder estatal. Debemos hacer un análisis de los acontecimientos, y cuestionar la campaña burguesa de criminalización de la acción directa popular. Debemos situar la eclosión de las protestas violentas en el cuadro histórico reciente.” (Viva el Levantamiento Popular, 20/06/2013)

Tampoco podemos olvidar que las luchas en el campo ya se estaban dando, oponiéndose el campesinado indígena y el proletariado rural a los efectos del modelo de desarrollo capitalista en el campo. El mismo modelo de desarrollo capitalista esta colocando las contradicciones en el campo y en la ciudad, creando las condiciones para un nuevo tipo de alianza obrero-campesina. El levantamiento popular, sumado a las contradicciones y luchas en el campo, marcan el inicio de un nuevo ciclo histórico de luchas sociales, en el que las contradicciones de clase colocarán en un curso de colisión al proletariado marginal y el campesinado con e Estado y el modelo de desarrollo capitalista.

Esto aumenta nuestra responsabilidad histórica. ¿Cuál es la tarea de los anarquistas revolucionarios en esta nueva coyuntura? Nuestra línea fue trazada desde 2010:

“Será justamente el trabajo de las oposiciones, orientadas correctamente por una línea de masas clasista y combativa, desgastando al gobiernismo y al reformismo, el que construirá las condiciones necesarias para la conformación de una movimiento nacional de oposiciones sindicales, populares y estudiantiles. La constitución de tal movimiento es una importante tarea para unificar a los militantes combativos y aplicar correctamente una política de reorganización de las luchas proletarias.

“El  primer poder que los trabajadores tienen que conquistar es el poder de sus propias organizaciones, esto es, la autonomía. Dicha organización debe buscar impulsar las luchas y dar una dirección especifica a la clase, por medio de un programa de reivindicaciones y tácticas diferenciadas de acción y organización; la acción directa en el centro de trabajo, la huelga general y las organizaciones inter-categoría de base. Este tipo de organización deberá asumir la forma de oposiciones, manteniendo su forma de organización diferenciada de las entidades oficiales de representación de los trabajadores. Esta tarea nos impone la necesidad de entender claramente que las centrales y la mayoría de los sindicatos serán positivamente vehículos para paralizar el combate y la lucha de los trabajadores. (…) No debemos transformar nuestra crítica en mero nihilismo ni en inmovilidad, debemos transformarla en una línea de acción alternativa.

“Dado que los sindicatos y las demás organizaciones de los trabajadores se encuentran bajo la tutela del estado y controlados por la burocracia, nuestra consigna principal serán las convocatorias a Comisiones de Base. Estas comisiones deben ser creadas en cada centro de trabajo (por empresas, por unidades productivas, por unidades de enseñanza y unidades de trabajo rural, por ejemplo) para unir precisamente lo que el capitalismo fragmenta: las diferentes categorías de ocupación y oficio, los trabajos temporales y permanentes, los que tienes prestaciones y los que son precarios. El objetivo único de este modelo organizativo es el de realizar la lucha por medio de la Huelga, el Boicot y determinadas formas de Acción Directa, coordinando a todos los trabajadores y todos los estudiantes desde la base.

“Las Comisiones de Base deberán convocar asambleas y reuniones de todos los trabajadores siempre que el sindicato u asociación de representación resulte inoperante, o abiertamente contraria a la lucha de clases.

“Las comisiones son modelos temporales, representan la forma en la que el sindicalismo revolucionario realiza gimnasia; en otras palabras, es el espacio en el que los trabajadores ejercitarán y fortalecerán una estructura de la consciencia de clase y el cuerpo organizativo por medios de organización informal. Este carácter temporal refleja un momento de desarrollo de la fuerza colectiva del proletariado; el objetivo es hacer que dichas organizaciones se tornen permanentes, para que los trabajadores puedan expresar su poder organizacional y, consecuentemente, la expresión permanente de su representación.

“este proceso no se dará artificialmente, será producto de recurrentes experiencias de lucha a través de dichas formas organizativas. La convocatoria de las Comisiones de Base será, pues, una táctica para el próximo periodo, considerada como la forma de crear focos de resistencia y oposición en los sindicatos dominados por la burocracia oficialista adicta al Estado. ¡A levantar las Barricadas! Tal es la palabra de orden de la táctica anti-estatista y anti-neoliberal para agrupar a los trabajadores en torno al programa económico-reivindicativo y político-organizativo. Nuestra Barricada en estos momentos es la construcción de oposiciones y de las Comisiones de Base como alternativa a la capitulación de las centrales sindicales y de los movimientos sociales y estudiantiles. (Resoluciones del Cuarto Congreso, 2010)

El combate al reformismo a través de las oposiciones, impulsando la auto-organización de la clase es esencial. Dejar que la masa fije sus expectativas en los reformistas y en el aparato represivo del Estado, como parte de la ofensiva burguesa, es un crimen. La espontaneidad no esta en contradicción con la organización. La auto-organización es la forma de prolongar la espontaneidad bajo maneras más elaboradas y duraderas. En este sentido, la tarea de los revolucionarios es lanzarse a este trabajo de construir una alternativa de organización de masas clasista e internacionalista.

De esta manera, la tarea inmediata es la construcción desde la base: la única salida clasista y combativa en la presente coyuntura. La lucha no comenzó ahora, pero ha sido elevada a un nuevo panorama. Las masas se movieron. Ahora nuestra tarea es elevarnos hasta su nivel y conseguir enriquecer su experiencia con una teoría y un programa que este a la altura de las luchas. En el futuro, construir la alianza entre el proletariado marginal y el campesinado. En este momento, la tarea es profundizar la auto-organización de los trabajadores.

Unión Popular Anarquista – Brasil, junio de 2013.

Traducción de Victor Ortega

Fuentes:

http://uniaoanarquista.wordpress.com

http://ataraxiamty.wordpress.com/

Anuncios

Comentar esto...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: