Deja un comentario

[Chile] Cuento | ‘Aquel Frío 11’

Imagen

Hace  años que no nos veíamos,  solo sabia de ella  por   el chat y algunos correos   que me enviaba muy a lo lejos  donde no me  decía mucho, hasta que de la nada fijamos una reunión – Hola, ¿como estas? , tanto tiempo, supe que

estas sola y… me gustaría verte, puedes  salir  este viernes –  dije nerviosamente, cruzando los dedos para escuchar una respuesta  conveniente a mi plan – heee   si, seria bueno, pero solo un rato, no tengo mucha plata  y

tengo algunos problemas…pero si, el viernes  entonces-  dijo ella  con  una voz somnolienta  que no reconocí.  

Concertamos la cita  para  aquel Viernes sin darme cuenta  que era  11 de Septiembre  , en la calle principal de la  ciudad  grandes lienzos  sin perdón ni olvido  se desplegaban  entre la masa  de  gritos y banderas rojinegras que avanzaban hacia la plaza del centro , policías  en radio patrullas   se movilizaban  cercando el lugar  , mientras  de una gran micro  salían los efectivos  formando hileras  tras  las veredas – haber joven , ¿a donde va?-  me dijo uno de los tantos policías  con voz  gangosa y aflojada – hee..pa..pa  para allá-  dije paranoicamente – por aquí no se puede pasar, dese la vuelta.

Como atleta di una absurda vuelta para llegar al mismo lugar  y cruzar a las afueras del cine donde  la espere  encendiendo un  aplastado cigarrillo.

De una  micro bajó ella, de principio   no la reconocí, estaba con su cara mas hinchada, ojerosa y  con arrugas en su frente, mas era ella, nos abrazamos entre gritos de consignas  y algunas luces policiales

– Vamos, en la esquina hay un local  donde podemos conversar- le dije.  Una vez sentados nos quedamos mirando sin decir nada  hasta que rompí el hielo con un comentario  chistoso  que le robo una  escasa sonrisa.  Recordamos  algunas anécdotas pasadas, nos reímos un rato  y cuando le pregunte sobre su vida actual  se genero un lapsus de silencio hasta que tímidamente  soltó las palabras – Estoy, mal, muy mal…como te decía antes ,este Huveon me dejo justo cuando nació el  Carlitos  , me fui a vivir con mi viejo que quedo cesante y yo ahora….estoy traficando-  sin decirle nada le pase un cigarro y yo apresure mi trago – esto te lo cuento por que confío en ti y te quiero mucho  – me dijo- yo la quede mirando sin saber que decir,  mientras por dentro me inunde de frío  y ella me miraba con sus ojos vidriosos mordiéndose  los labios. Acaricie su mano y luego  su pelo  seco  y grueso   se fijo entre su oreja, luego tome distancia  – Pero… ¿Y   la pega  en el bar? , ¿los cursos en la Muni?  y…..

– El bar quebró hace un año mas o menos  y después de que este Maricon me dejo tuve que dejar los cursos   y… como te dije a mi viejo lo echaron por llegar curao a la pega , desde que  se le  quemo la casa  que se cura todos los días con los  locos de la esquina, se pega en la pera y anda re agresivo  ….ya no aguanto más y  las deudas …y  Carlitos  , él me alegra el día  pero la vieja de mierda de mi  ex suegra con mi cuñadita   me lo quieren quitar  y dicen que me van a denunciar   , que mi papá es un alcohólico y que no es ambiente para  su nieto y no saben que su hijo fue el que nos dejo metido en esta mierda  y después  se arranco  pal Norte  el muy ….

Su rostro reflejaba el dolor, la impotencia, la rabia  y las arrugas de su cara

parecían  adornar su   historia.

– Pero….. ¿Si te vas de ahí donde tu hermana, no se y buscas pega  mientras

alguien  cuida al Carlitos? – le dije tratando de consolarla

– Mi hermana se fue  a España hace un año y dejo a mis sobrinos botados en un hogar  y hasta hoy no se sabe nada de ella…

– ufff…No se…  yo pienso que no te tienes que quedar ahí, no te pueden vencer así, muévete, busca algo, si no te mueves te pudrirás   y no saldrás nunca del hoyo  y…   – Mis palabras sonaban a las de un fraile moralista del siglo XVIII

– Para ti es muy fácil ,  sin hijos  , en la U  con los papás… yo me he movido pero no hay nada , nada que pueda hacer …además ,   con lo que gano  salvo el día y no  me muevo  mucho de mi casa  aunque tampoco es fácil , es

peligroso  igual

– Mira,  yo tampoco me las he llevado pela….cuando salga a trabajar  estaré endeudado hasta el cogote, mi  viejo estuvo cesante, con la amenaza de embargo encima, mi vieja enferma y trabajando, la pega esta escasa  y…

En ese instante  las sirenas  policiales taparon la música  del lugar  y  el tipo a cargo de la barra  dio las instrucciones   al sujeto que se encontraba a la entrada del local de serrar las cortinas – De aquí no entra  ni sale nadie-  dijo con voz rasposa y don de mando.  Nos abrazamos  fuertemente, yo busque su boca  y apretamos   nuestros labios en un largo beso.   Ambos  sentimos miedo, mucho miedo.

 Era un 11 de  Septiembre muy, muy frío.

Por: Ramiro.

Praxis Libertaria

Anuncios

Comentar esto...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: